Uso de cookies Utilizamos cookies para mejorar su navegación y prestar un mejor servicio, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Cuatro mitos del spam desmontados

Inicio / B2B / Cuatro mitos del spam desmontados

Cuatro mitos del spam desmontados

El problema del spam preocupa a los departamentos de marketing, lo cual no es de extrañar ya que, según Target Marketing, el 25% de los emails no consiguen llegar a sus destinatarios. Esto supone un coste para la empresa desde los 50.000 USD anuales hasta varios millones según el tipo de industria y la conversión del emailing.

1. Palabras peligrosas

En muchos lugares se comenta que palabras como gratis, rebajas, etc. no se deben incluir en el asunto del email.

No obstante muchas empresas quieren emplearlas ya que son palabras que hablan de un valor (especialmente en algunos sectores en los que los clientes se suscriben a las newsletter para obtener descuentos, acceder a promociones, etc.) pero, al mismo tiempo, temen a los filtros antispam y al riesgo de que el mensaje en el que se ha trabajado para conseguir realizar ventas quede en el olvido. Este temor no tiene una base sólida, Hubspot demostró que la utilización de las llamadas “palabras peligrosas” no afecta a la entregabilidad de los mensajes.

La definición de spam está variando de mensaje no solicitado a mensaje no deseado. Según Q Interactive:

  • El 56% de los destinatarios marcan el mensaje como spam si lo consideran no interesante para ellos.
  • El 50% de los destinatarios consideran a los mensajes spam si son demasiado frecuentes.
  • El 31% consideran el mensaje spam si una vez fue interesante pero ya dejó de serlo.

Las técnicas de los filtros antispam actuales son mucho más sofisticadas y se basan en el comportamiento del destinatario. Lo que afecta a la entregabilidad es ser marcado como spam o reportados como abusadores. Unas tasas de apertura y de clicks bajas son indicadores de que el mensaje no está siendo bien recibido.

2. Si SpamAssassin me califica positivamente no seré marcado como spam

Esto sería maravilloso, pero no es así.

Si este tipo de mecanismos marcan los mensajes como spam, seguramente la mayoría de los sistemas probablemente harán lo mismo. Pero si obtienes una puntuación baja (lo que es bueno) no asegura que el mensaje llegue al buzón del suscriptor.

Probar el mensaje con SpamAssassin es una buena idea para empezar en una fase introductoria para hacer las correcciones iniciales, pero no debe considerarse como una prueba definitiva.

3. Email frecuente = spam

Sencillamente, no.

¿Quién está en tu lista de suscriptores?  Personas que te compran mucho, personas que lo han hecho en alguna ocasión y personas que no compran nunca. Personas que se interesan en lo que hacemos y personas a las que nuestros mensajes les pasan desapercibidos. Nunca nos dirigimos a un grupo homogéneo de comportamiento.

Por lo tanto, en vez de buscar la frecuencia ideal para cada uno de ellos, la solución es segmentarlos y automatizar la personalización para cada destinatario. De esta forma las campañas se corresponden con los intereses del cliente y la cantidad de mensajes es la correcta.

grafico8

Fuente: Kentiko

4. No se puede llegar al buzón de entrada de Gmail

No necesariamente.

El servicio de Gmail se basa mucho en el comportamiento del usuario. El enfoque correcto, en este caso, es centrarse en los contactos más activos y reducir la frecuencia de envío a los otros. El segundo paso es facilitar contenidos personalizados, ya que genera mayor respuesta por parte del destinatario que los emails tradicionales. Si envías el mensaje en los momentos en los que el cliente está más activo puedes alcanzar niveles de interacción varias veces más elevados que con el email tradicional masivo.

Tienes todas estas herramientas en nuestra herramienta de marketing automation Salesmanago.

Para los negocios B2B solía ser más sencillo llegar a los clientes pero esto está también cambiando.

¿Por qué creer en mitos?

El email marketing se puede medir con mucha exactitud y cada campaña facilita una gran cantidad de información sobre los clientes si recoges y analizas los datos. Los informes de cada campaña te facilitan la información.

Resumen:

No debemos tener miedo, tenemos que probar con el mensaje que queremos trasladar a nuestros clientes. El indicador válido de verdad es su respuestas. Si la tasa de apertura es baja, es posible que nos estemos enfrentando a problemas de Spam. La plataforma de Salesmanago dispone de un módulo para comprobar los principales servicios de email.

Si quieres ver una demostración online de la herramienta puedes solicitar gratis un webinar rellenando el formulario siguiente:

Recent Posts

Deja un comentario

Lean-Startupmarketin-automation-2